Consejos para evitar el riesgo de sufrir un ataque cardíaco

Hay medidas que puede tomar para protegerse del riesgo de sufrir un ataque cardíaco y prevenir otro en el futuro. A esto se le llama “prevención secundaria”. Primero, asegúrese de comprender su enfermedad cardíaca. Su médico le informará sobre los factores de riesgo y cómo ayudar a prevenir daños futuros a su corazón. Luego siga los siguientes consejos para un estilo de vida saludable.

dejar de fumar

El consumo de tabaco es un importante factor de riesgo de enfermedad cardíaca. Daña las paredes de los vasos sanguíneos. Puede impedir que la sangre y el oxígeno lleguen al corazón y a otros órganos. También puede provocar coágulos de sangre, que pueden provocar ataques cardíacos. La nicotina, la principal sustancia química del tabaco, aumenta la presión arterial. Si fuma, pídale a su médico que le ayude a elaborar un plan para dejar de fumar. Además de no fumar, evite el humo de segunda mano. Puedes inhalar el humo de un cigarrillo encendido o cuando otra persona exhala humo.

Controle su presión arterial

La presión arterial alta ejerce presión sobre el corazón y los vasos sanguíneos. Hable con su médico sobre formas de controlar su presión arterial. Esto incluye hacer ejercicio, mantener una dieta baja en sal y perder peso si tiene sobrepeso. Su médico también puede recetarle medicamentos para ayudar a controlar su presión arterial. Es importante seguir las indicaciones de su médico para todos los medicamentos.

Comprueba tu nivel de colesterol

Hay dos tipos de colesterol. Las lipoproteínas de alta densidad (HDL) son “buenas” para usted. Las lipoproteínas de baja densidad (LDL) son “malas” para usted. Demasiado colesterol "malo" en la sangre aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas. Si ha sufrido un ataque cardíaco, su médico le recetará medicamentos para ayudar a mantener los niveles de colesterol bajo control. También debes llevar una dieta saludable para el corazón y comenzar un programa de ejercicios.

comprobar si hay diabetes

La diabetes es una enfermedad relacionada con los niveles de la hormona insulina. Si su cuerpo no produce insulina, es posible que tenga diabetes tipo 1. Si su cuerpo no produce suficiente insulina o no la usa adecuadamente, es posible que tenga diabetes tipo 2. Tener diabetes aumenta el riesgo de sufrir un ataque cardíaco y un derrame cerebral. Hable con su médico sobre las pruebas de detección de diabetes. Si tiene diabetes, pueden ayudarlo a crear un plan para controlar su afección.

ejercicio

El ejercicio cardiovascular regular puede fortalecer su corazón. Los ejemplos incluyen caminar, trotar, trotar, andar en bicicleta y nadar. El ejercicio ayuda a su corazón a bombear sangre y suministrar oxígeno a su cuerpo. Puede reducir sus niveles de colesterol y presión arterial. También reduce el estrés. El ejercicio regular y una dieta saludable pueden ayudarle a perder peso. El sobrepeso es un factor de riesgo de enfermedades cardíacas. Perder solo de su peso corporal puede ayudar a reducir su riesgo. Hable con su médico antes de comenzar o reiniciar el ejercicio después de un ataque cardíaco. Pueden monitorear su actividad y mantenerlo encaminado.

Coma una dieta saludable

Los alimentos que consume afectan su flujo sanguíneo. Una dieta rica en grasas “malas” (grasas saturadas y trans) puede provocar acumulación (placa) en las arterias. La placa ralentiza o impide el flujo de sangre al corazón. Con el tiempo, puede bloquear las arterias y provocar un ataque cardíaco o insuficiencia cardíaca. Incluye en tu dieta alimentos bajos en colesterol y grasas saturadas. Come más frutas y vegetales. Coma menos carnes rojas y más carnes blancas y pescado. Consuma menos productos lácteos ricos en grasas. Reduzca el consumo de sal (sodio) y azúcar. Evite los alimentos fritos y procesados.

Comprueba tu nivel de estrés

Un ataque cardíaco puede ser aterrador y angustioso. Consulte a su médico sobre cómo afrontar sus emociones. La depresión y el estrés pueden aumentar el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas.